La producción industrial de Estados Unidos ha sufrido un retroceso menor de lo esperado en abril, al registrar una contracción del 0,5%, frente a una previsión de los analistas del 0,6%. Se trata de la sexta caída consecutiva que sufre este indicador que acumula quince meses de caídas en los últimos dieciseis.