La producción en el sector de la construcción registrará una caída cercana al 1% en 2008 y 2009, tras una década de crecimiento significativo, y en los próximos años el escenario estará marcado por un retroceso en la edificación de viviendas, según un informe de DBK. De esta forma, el valor de la producción nacional podría situarse en 2008 en 198.800 millones de euros, un descenso del 0,2%, y en 2009 en 197.250 millones de euros, lo que supone un retroceso del 0,8% frente a los 199.210 millones de euros que supuso en el ejercicio 2007. En este contexto, destaca la caída prevista en edificación residencial, que pasará de un crecimiento del 8,2% en 2007 a registrar descensos de alrededor del 10% y el 15% en los años 2008 y 2009, respectivamente. El número de viviendas terminadas podría pasar de 646.800 en 2007 a 400.000 en 2009. El segmento de la edificación no residencial, por su parte, mostrará un comportamiento más dinámico en los próximos años, de forma que en 2008 registrará previsiblemente crecimientos en torno al 4% y el 5%.
OBRA CIVIL, MOTOR DE CRECIMIENTO. El segmento de obra civil será el que registre una evolución más favorable, si bien mantendrá tasas de variación inferiores a las registradas en años anteriores. En este sentido, el valor de la obra civil podría crecer alrededor de un 6% en 2008 y un 7% en 2009. Asimismo, el informe prevé una intensificación de la competencia entre las empresas constructoras y un paulatino descenso del número de operadores, especialmente, entre los de menor dimensión y capacidad financiera. De esta forma, algunas empresas pequeñas y medianas tendrán problemas para hacer frente a sus compromisos financieros, al tiempo que otras ajustarán su tamaño o buscarán diversificarse hacia otros sectores, tanto a escala nacional, como internacional. LOS GRANDES DIVERSIFICARÁN. En este sentido, los principales grupos constructores seguirán profundizado en la política de diversificación hacia sectores en ciclo ascendente, como las energías renovables, los servicios urbanos y medioambientales o las concesiones de infraestructuras, al tiempo que seguirán ampliando su presencia a escala internacional a través de la participación directa en proyectos de infraestructuras y la adquisición de empresas constructoras propias de cada país. En 2007 operaban en España cerca de 150.000 empresas dedicadas a la actividad de construcción, excluyendo las empresas sin asalariados. El número de constructoras ha mostrado un fuerte crecimiento en los últimos dos años, con un aumento del 8,7% en 2006 y del 7,8% en 2007, siendo las empresas con mayor número de empleados las que han liderado esta tendencia. El buen comportamiento de la actividad y las escasas barreras de entrada que caracterizan al sector han representado en los últimos años un incentivo para la continua entrada de pequeñas empresas. Este comportamiento se está invirtiendo durante 2008, en un contexto de cambio de ciclo en el segmento de la edificación residencial, al mismo tiempo está acelerándose la tendencia de concentración sectorial. LOS SEIS PRINCIPALES GRUPOS TIENEN UNA CUOTA DEL 14,2%. Los seis principales grupos del sector -ACS, FCC, Ferrovial, Acciona, Sacyr Vallehermoso y OHL- alcanzaron en el ejercicio 2007 una cuota de producción conjunta (incluyendo producción en España y en el extranjero) del 14,2%, dos puntos por encima de la lograda en el año 2005. Asimismo, si se consideran únicamente sociedades individuales, las cinco primeras empresas del sector por volumen de producción reunieron una cuota del 8,7% en 2007, mientras que las diez principales compañías concentraron el 11,2% de la producción en España.