Batacazo. La renta variable española corrige de un plumazo el rebote de la última jornada y amanece con descensos del 1,9 por ciento para un Ibex 35 que se coloca así en los 11.755 puntos. Renovadas preocupaciones sobre la situación del mercado de crédito, tras un informe de Lehman Brothers en EE.UU o tras la rebaja de ratings realizada por S&P sobre algunos bancos y cajas españoles, ponen al sector bancario bajo presión. Todo en un día con el mercado pendiente del regreso a la cotización de Iberia y Vueling tras cerrar una fusión entre la segunda y Clickair. En el mercado de divisas, el cambio euro/dólar se coloca en las 1,5685 unidades -recupera posiciones el billete verde-, mientras que el precio del crudo sigue al alza pese a las peticiones del G8 a los países petroleros para que aumenten su capacidad de producción. El futuro del crudo ligero estadounidense se paga a 141,73 dólares.
Un precio del crudo que sigue en el punto de mira y en al podio de preocupaciones de los inversores. Un petróleo alto que presiona las economías y que se une a la desazón generada por el último informe de Lehman Brothers en el que se afirmaba que las empresas estadounidenses de refinanciación hipotecaria Freddie Mac y Fannie Mae deberían captar cada una más de 40.000 millones de dólares para hacer frente a sus respectivos compromisos. Comentarios que ponen a los bancos en el punto de mira y que se unen, en el caso español, al hecho de que S&P haya puesto los ratings de Caja Madrid, Popular y Pastor en perspectiva negativa desde estable y haya colocado también las notas de Bankinter en perspectiva estable desde la anterior estimación de positiva. De hecho, los bancos se sitúan entre los que más tiran a la baja del selectivo del continuo en los primeros compases del día. Desplome de los bancos Los recortes más acusados dentro del sector bancario se los anotan Sabadell y Bankinter, con descensos superiores al 3 por ciento. Banesto y Popular bajan en torno a un 2,8 por ciento, mientras que los grandes bancos bajan un 1,85 por ciento en el caso del Santander y un 1,84 por ciento en el del BBVA. Por completar el ramillete de valores que conforman los denominados blue chips, las acciones de Telefónica bajan algo más de un 1 por ciento, mientras que las de la petrolera Repsol YPF, que está en negociaciones avanzadas para tomar una participación significativa en los campos de gas y petróleo rusos de Sakhalin Islands, bajan un 2,17 por ciento. Por su parte, Iberdrola cede un moderado 0,6 por ciento, un día después de dispararse casi un 8 por ciento, ante la posibilidad de movimientos corporativos. Rumores que apuntan que EDF estaría comprando acciones con la intención de realizar una oferta más adelante –de hecho fue el francés Credit Agricole el broker más activo-. Mientras, Gas Natural recorta un 1,45 por ciento, después de que UBS haya recortado el precio objetivo de la gasista desde los 41 hasta los 38 euros.