La producción del sector de la construcción bajará un 10% este año, con un descenso superior al 25% en el caso de la edificación residencial, que contrasta con el avance del 3% que experimentará la obra civil, según un estudio de DBK sobre el sector del 'ladrillo'. El segmento de la edificación residencial presentará  en 2009 una disminución en el valor de su producción superior al 25%.
La caída de la producción del sector en 2009 superará en más de seis puntos a la registrada en 2008 (-3,5%), como consecuencia del mayor deterioro de la actividad sufrido en la primera mitad del año, con fuertes retrocesos tanto en el número de viviendas iniciadas como terminadas.

Para los segmentos de edificación no residencial y rehabilitación y mantenimiento, DBK también espera una intensificación de la tendencia negativa registrada en 2008, con caídas del 8% y 5%, respectivamente.

La obra civil, por su parte, mantendrá previsiblemente una tendencia de moderado crecimiento, con una tasa de variación situada en el entorno del 3%, de acuerdo con las estimaciones recogidas en este estudio.

2008, EL AÑO EN EL QUE CAMBIÓ EL CICLO

El sector de la construcción en España inició en 2008 un cambio de ciclo en su evolución, arrastrada por el intenso deterioro del segmento de la vivienda residencial. Así, el valor total de la producción contabilizó una caída del 3,5% en términos nominales, hasta situarse en 193.277 millones de euros.

La edificación residencial experimentó una caída del 12,2% el año pasado, mientras que en el resto de mercados las tasas de variación, aunque negativas, fueron más moderadas, con un -4,6% en el caso de la edificación no residencial y un -3,1% en la actividad de rehabilitación y mantenimiento. Por su parte, el valor de la producción en el área de obra civil experimentó un crecimiento del 9,1%.

El estudio de DBK resalta que en este contexto de deterioro de la producción en España, la actividad de las empresas constructoras en el exterior ha experimentado un fuerte impulso en los últimos años. Así, en 2008 la facturación generada por la realización de obras en mercados exteriores alcanzó la cifra de 10.500 millones de euros, un 29% más que en el ejercicio anterior.

MENOS EMPRESAS

El inicio del cambio de ciclo en la actividad constructora ha provocado una fuerte ralentización en el ritmo de creación de nuevas empresas. De este modo, tras obtener crecimientos del 9% en 2006 y del 8% en 2007, en 2008 el número de empresas constructoras con asalariados aumentó únicamente el 1,9%, hasta situarse en enero de 2009 en algo más de 152.000.

Además del empeoramiento de la actividad, que ha desincentivado la entrada de pequeñas empresas, DBK constata que en los últimos meses se ha acelerado la tendencia de concentración sectorial, impulsada por diversos movimientos corporativos y operaciones de fusiones y adquisiciones de empresas.

De esta forma, los seis principales grupos del sector -ACS, FCC, Ferrovial, Acciona, Sacyr Vallehermoso y OHL- concentraron de forma conjunta el 10,3% del valor total de la producción en 2008. Considerando únicamente sociedades individuales, las cinco primeras empresas del sector por volumen de producción reunieron una cuota del 7,9% en este ejercicio, elevándose al 10,4% la correspondiente a las diez primeras compañías, apunta DBK.