En concreto, los bonos españoles a diez años ofrecían pasados unos minutos de la apertura de los mercados del Viejo Continente un rendimiento del 5,210%, lo que implicaba un diferencial respecto al 'bund' de 349,9 puntos básicos.

Por su parte, la prima de riesgo de la deuda italiana se situaba en 396,4 puntos básicos, con un rendimiento del 5,675%, mientras que los bonos portugueses rendían al 11,784%, con un diferencial de 1.007,1 puntos básicos.

El diferencial entre los bonos irlandeses y los alemanes alcanzaba los 738,4 puntos básicos, con un rendimiento del 8,939%, mientras que en el caso de los bonos griegos, el 'spread' llegaba a 2.149,7 puntos básicos, con un rendimiento del 23,101%.