El presidente de la patronal catalana Pimec, Josep González, afirmó que la aplicación del modelo laboral alemán en España choca con la baja cualificación de los trabajadores, aunque se mostró favorable a implantarlo en determinados sectores. En una entrevista con Europa Press, González valoró aplicar medidas para reducir las jornadas laborales en lugar de suprimir empleos, siguiendo el ejemplo de Alemania, aunque advirtió de que los empresarios españoles pueden ser "menos sensibles" a conservar a sus empleados por la baja formación.