La petrolera West Siberian Resources, que cotiza en Estocolmo y desarrolla su actividad en Rusia, obtuvo un beneficio de 46 millones de dólares (36 millones de euros) en 2008, un 31% menos que en el ejercicio anterior, después de haber entrado en 'números rojos' en el cuarto trimestre. De hecho, una carga de 299 millones de dólares (249 millones de euros) por impagos aplicada en el cuarto trimestre hizo que el grupo perdiera 37 millones de dólares (29 millones de euros) en los últimos meses del año, y deslució una cuenta de resultados que, hasta el tercer trimestre, multiplicaba por cinco las ganancias.