"Esa alta volatilidad indica que los precios del crudo han sido vulnerables a una serie de desarrollos a corto plazo", a lo que se añaden las turbulencias en los mercados financieros, la depreciación del dólar y los pronósticos sobre un empeoramiento de la economía de EEUU.En marzo, el barril del crudo de la OPEP se vendió a una media de 99,03 dólares, un 9% más que el promedio del mes anterior, mientras que ayer batió el récord histórico de 104,02 dólares, en una escalada paralela a la del Texas, de referencia en EEUU, que el lunes cerró a 111,76 dólares/barril, y el Brent, referente en Europa, que hoy ha vuelto a alcanzar cotas máximas al cotizar a 110,76 dólares."La demanda mundial se pronostica que crecerá en 1,2 mbd (1,4%)", prácticamente sin cambios frente a (los pronósticos del) último mes
, señalan los expertos.Aunque revisó a la baja el consumo de crudo en los países industrializados, debido a la crisis económica que vive EEUU, la OPEP espera que ello quede compensado por un vigoroso crecimiento de la demanda en China, la India, Oriente Medio y América Latina.En cuanto al suministro, el grupo redujo los pronósticos de volumen de petróleo de sus competidores y los cifró en 50,28 mbd, 80.000 bd menos de lo calculado en marzo.Prevé en consecuencia que sus países miembros deberán proveer los restantes barriles, es decir, una media anual de 31,75 mbd, tras descontar casi 5 mbd de crudos no convencionales y GNL (gas natural licuado).En su última reunión del 5 de marzo en Viena, el Consejo de Ministros de la OPEP decidió mantener su cuota conjunta de producción, fijada en 29,67 mbd, y que excluye el bombeo iraquí, aunque en marzo, los doce países que participan en esa cuota produjeron algo menos.