Iberia alcanzó una ocupación del 79,2% en el conjunto de su red entre enero y mayo de 2008, lo que supone un descenso del 0,2 puntos porcentuales respecto al mismo período del año anterior, empujado por caídas en vuelos nacionales y de largo recorrido, informó hoy la aerolínea. En este último segmento, la reducción del coeficiente de ocupación fue de 1,3 puntos porcentuales debido a que el aumento de la demanda, medida en PKT (pasajeros-kilómetro transportados), del 4,5%, fue inferior al del 6,1% de la oferta, medida en AKO (asientos por kilómetro ofertados).
En el mercado doméstico, la ocupación retrocedió 0,2 puntos porcentuales por una caída del 15,3% de la demanda frente a la disminución del 14,5% de la oferta. En cambio, los vuelos de medio radio de Iberia experimentaron en los cinco primeros meses del año un crecimiento de 1,4 puntos porcentuales, motivado por un avance de 2,4 puntos en el mercado de Africa y Oriente Medio, a lo que contribuyó la disminución del 1,8% de la oferta. En Europa, el coeficiente de ocupación mejoró 1,3 puntos porcentuales, gracias a un aumento del 7% de la demanda que fue inferior al de la oferta, con un avance del 5,1%. En mayo, Iberia logró una ocupación del 79,5%, lo que significa un aumento de 2,1 puntos porcentuales, con mejoras en todos los mercados donde opera. Asimismo, la compañía prosiguió en mayo con su reestructuración del mercado doméstico, donde volvió a reducir la oferta casi un 19% frente a una caída del 17,6% del volumen de pasajeros. En el apartado de vuelos de larga distancia, la demanda aumentó un 10,2%, frente a un incremento del 8,8% en el número de asientos-kilómetro ofertados (AKO), y el coeficiente de ocupación mejoró 1,1 puntos con relación al año anterior, situándose en el 82,4%. La etapa media de pasaje creció un 15,8% en mayo, debido principalmente a la mayor participación del tráfico de largo radio, que representó el 61,7% de los PKT totales, frente al 59,3% del mismo mes del año anterior.