El secretario general de la OCDE, Angel Gurría, está convencido de que con el impulso dado por el G20 en la lucha contra los paraísos fiscales, los centros financieros no cooperativos se van a ver obligados a cambiar como ya lo han empezado a hacer y la transparencia fiscal se generalizará. "Estoy convencido de que esta exigencia de transparencia va a aplicarse pronto a cualquier parte", ya que como la cumbre del G20 lo ha demostrado "la comunidad internacional está finalmente dispuesta a llevar a cabo una acción vigorosa contra los paraísos fiscales no cooperativos, señaló Gurría, en una entrevista a "Les Echos" y en un artículo en "Le Figaro" publicados hoy. Aunque reconoció que "esta batalla está lejos de estar acabada", destacó que el resultado de la cumbre sobre la cuestión de los paraísos fiscales es "histórico" y tendrá "consecuencias prácticas: en el mundo de mañana, los defraudadores ya no podrán esconder impunemente sus ingresos y sus patrimonios abusando del secreto bancario".