a OCDE es más pesimista que el Gobierno español sobre las perspectivas económicas para este año y el próximo, en los que espera que el Producto Interior Bruto (PIB) retroceda un 4,2% y un 0,9%, respectivamente. También son peores que las que la propia Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) había presentado en su anterior informe semestral de Perspectivas en noviembre, en el que limitaba el retroceso económico de España al 0,9% en el actual ejercicio y confiaba en una recuperación del 0,8% en el próximo.