A Juan José L. F. gestor reputado de patrimonios le encanta la Medicina. Siempre que mantengo una entrevista con él, generalmente breve, ilustra su diálogo, casi monólogo, con términos médicos. Ayer me habló de la ciclotimia de sus clientes. “Cómo leera en el enlace, se denomina así a un trastorno caracterizado por una inestabilidad persistente del estado de ánimo, que implica la existencia de muchos períodos de depresión y de euforia leves.
Esta inestabilidad aparece por lo general al inicio de la edad adulta y sigue un curso crónico, aunque a veces el estado de ánimo permanece normal y estable durante meses seguidos. El enfermo no percibe relación alguna entre las oscilaciones del humor y los acontecimientos vitales. Es difícil diagnosticar este trastorno sin disponer de un período prolongado de observación o de un relato excepcionalmente bueno del comportamiento del enfermo en el pasado. Dado que las oscilaciones del ánimo son relativamente leves y los períodos de euforia pueden ser muy agradables, la ciclotimia pasa frecuentemente desapercibida a la atención médica. Esto puede deberse, en algunos casos, a que los cambios del estado de ánimo son menos evidentes que los cambios cíclicos en el nivel de actividad, la confianza en sí mismo, la sociabilidad o las apetencias. Si fuere necesario, puede especificarse si el comienzo es precoz (tuvo lugar durante la adolescencia o la tercera década de la vida) o tardío...”

“...Y aquí llega una nota de interés: El rasgo esencial de la ciclotimia es la inestabilidad persistente del estado de ánimo, lo que trae consigo un gran número de episodios de depresión y euforia leves, ninguno de los cuales ha sido lo suficientemente intenso y duradero como para satisfacer las pautas de diagnóstico y la descripción de un trastorno o un trastorno depresivo recurrente. Esto implica que los episodios aislados de oscilación del humor que no satisfacen las pautas para ninguna de las categorías descritas en episodio maníaco o episodio depresivo Incluye: trastorno de personalidad afectiva, personalidad cicloide, personalidad ciclotímica, diagnóstico diferencial...”

“...Igual que la Bolsa. Ahora, la obsesión ciclotímica es dejar las cuentas de valores a cero, dejarlo todo en la cuenta. Liquidez, liquidez, liquidez...Muchos de mis clientes me dicen que tienen pesadillas por la noche, tienen miedo, sienten escalofríos...”

“...Estos mismo clientes me urgieron a llenar sus carteras de acciones a principio de año, porque consideraban que el Rebote de Todos los Tiempos iba a continuar. Aquí está la clave, este es el origen de la enfermedad actual: NOS PERDIMOS EL GRAN REBOTE Y AHORA QUEREMOS RECUPERAR EL TIEMPO PERDIDO. Se ha comprobado que el 73% de los inversores particulares, a nivel mundial, se perdieron la Madre de Todos los Rebotes y que sólo el 10% de los inversores institucionales dieron en el clavo...”

“...Pero la Volatilidad ha matado a la estrella de la radio de la Bolsa. Y ahora quieren LIQUIDEZ. No van a descansar hasta que les enseñe las cuentas LÍQUIDAS. Pero Quizá sea tarde. Los clientes, no obstante, siempre tienen la razón...”

Por Moisés Romero, de www.lacartadelabolsa.com