La morosidad en los créditos hipotecarios españoles subió al 3,61% en el primer trimestre de este año, lo que constituye un máximo en el índice RMBS de Standard and Poor's desde que se empezó a calcular en 2002, según esta entidad de calificación de riesgo en Madrid. La morosidad y los atrasos pendientes de pago subieron de enero a marzo de este año debido al aumento del desempleo como consecuencia de la desaceleración económica, según este informe. Este índice había llegado al 2,96% en el cuarto trimestre de 2007 y su nivel actual es casi cinco veces superior al de 2002, cuando S&P empezó a calcular estos datos.