La morosidad del crédito al consumo cerró 2009 en el nivel del 6,90%, con un total de 11.054 millones de euros de préstamos dudosos, aunque este ratio descendió en el último trimestre del año en 0,24 puntos, según datos del Banco de España recogidos por Europa Press. Este dato refleja la tasa de impago de los créditos concedidos por las entidades financieras para la adquisición de bienes de consumo duradero, como automóviles, así como para otras actividades o mobiliario, como viajes.