La economía española no abandonó la recesión y se contrajo un 3,1% en tasa interanual en el cuarto trimestre de 2009 y un 0,1% en tasa intertrimestral, mejorando los registros del tercer trimestre (-4% y -0,3%, respectivamente) gracias a un comportamiento menos negativo del consumo y la inversión, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que precisó que en el conjunto del año pasado el PIB se contrajo un 3,6%. La moderación en la contracción del PIB español en el cuarto trimestre fue resultado de la menor contribución negativa de la demanda nacional, que pasó de -6,6 puntos a -5,3 puntos, frente a la reducción en cuatro décimas de la aportación positiva de la demanda externa al crecimiento, que pasó de 2,6 puntos a 2,2 puntos.