Las aerolíneas estadounidenses están incrementando lentamente sus tarifas por equipaje, ante lo cual los analistas han advertido de que las compañías se están arriesgando a alejar a sus clientes con "cobros excesivos".