La libra ha rebotado desde sus pérdidas anteriores tras la decisión del Banco de Inglatera (BoE) de dejar sin cambios los tipos de interés en el 5,75 por ciento. Aunque se esperaba tal decisión, la especulación de que el BoE pudiera bajar los tipos un cuarto de punto ha ido creciendo tras los ecos de la turbulencia de los mercados financieros de este verano. La libra ha pasado desde los 2,0305 dólares de antes de conocerse la decisión a los 2,0360 dólares.