Los tres operadores de telefonía móvil en Francia, Orange, Bouygues y SFR pactaron los precios de las comunicaciones. Así consta en la sentencia de la cámara comercial de la Corte de Casación al confirmar una decisión judicial fechada en noviembre de 2005 del Consejo de la competencia francés. Las tres operadoras habían recurrido esa decisión, referida a las prácticas en materia de precios de comunicación entre los años 2000 y 2002, que les condenaba al pago de 256 millones de euros, 58 millones de euros y 220 millones de euros, respectivamente, y que hoy ha sido confirmada.