La inversión directa extranjera (IDE), el principal motor de crecimiento junto con las exportaciones en China, perdió casi un 18 por ciento en mayo, su octava caída consecutiva desde que se inició la crisis global, informó hoy el Ministerio de Comercio del país asiático. En mayo, la caída de la IDE fue de un 17,8 por ciento interanual hasta los 6.380 millones de dólares (4.600 millones de euros), mientras que el indicador descendió en los cinco primeros meses de 2009 un 20,4 por ciento interanual, hasta los 34.050 millones de dólares.