La inversión real en España descendió un 16% en 2009, arrastrada en gran parte por la menor actividad en el sector de la construcción, y retornó a niveles de 2004, según la Fundación BBVA, que prevé que esta tendencia se atempere en 2010, con una caída del 7%.
Como consecuencia de esta evolución, el 'stock' de capital se desaceleró durante el pasado año, pasando de crecer a una tasa del 3,9% en 2008 a un ritmo del 2,8% en 2009.

Estas son las principales conclusiones del estudio 'El 'stock' y los servicios de capital en España y su distribución territorial', elaborado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE).

Según indicó el director de Investigación del IVIE, Francisco Pérez, durante la presentación del estudio, los niveles de inversión siguen siendo elevados pese a la caída y se sitúan en el 23,6%, por encima de la media de la UE.

Además, aunque vuelva a retroceder un 7% adicional en 2010, esta inversión se mantendrá en torno al 20%, lo que supone una cifra "relativamente elevada" y una muestra de que "los inversores siguen confiando a largo plazo en la economía".

El director de Investigación del IVIE indicó, además, que el crecimiento del capital acumulado, aunque ralentizado, "contribuye a reducir el efecto negativo que está teniendo la destrucción de empleo sobre la capacidad productiva".

LA VIVIENDA LASTRA LAS INVERSIONES.

Por otro lado, el informe indica que los efectos de la crisis económica sobre la inversión son visibles en todos los activos. Así, en el caso de los equipos de transporte, descendió un 24,1% en 2009, a la par que las inversiones en maquinaria, material de equipo y otros productos (-22,8%).

Meción especial merece la inversión residencial, que supone un 48,2% de los 4,8 billones del 'stock' de capital, un total de 2,3 billones de euros, a los que se sumaría otro 40,7% procedente de otras construcciones.

Así, la inversión residencial se desplomó un 23,6% en 2009 y acumula un recorte próximo al 35% en los dos últimos años, mientras que en el capítulo de otras construcciones, en el que entran en juego las inversiones públicas, la caída en 2009 sólo fue del 1,2%.

En este punto, el informe explica que la desaceleración de la actividad inversora se vio acompañada de una disminución de los precios de los activos entre 2008 y 2009, que en promedio fue del 2,8%. Este descenso fue algo más elevado en el caso de las viviendas, con una caída del 5,4% en 2009. En otras construcciones los precios bajaron un 3,4% en el mismo periodo.

"Los datos indican, por tanto, que la reducción de la demanda ha producido un ajuste mucho más intenso en las cantidades (las inversiones relaes) que en los precios", apunta el informe.

LA INVERSIÓN EN VIVIENDAS SEGUIRÁ CAYENDO.

Para 2010, los expertos esperan que la caída de la inversión en construcción se reduzca a la mitad y disminuyan las diferencias entre sus componentes, dado que la inversión pública tendrá un impacto menos expansivo por el mayor deterioro de las cuentas del Estado. En este contexto, el director de Investigación del IVIE estima que la inversión residencial será la que más tardará en repuntar.

Por otro lado, el 'stock' de capital en términos reales siguió creciendo en todos los grupos de activos en 2009, excepto en los equipos de transporte, que descendió un 0,2%. El mayor incremento se produjo en otras construcciones (+3,8%), maquinaria, material de equipo y otros productos (+2,4%), viviendas (+2,2%).