El índice de precios al consumo (IPC) de China, principal indicador de la inflación, ha subido un 5,6% interanual en julio, casi el doble del objetivo anual de 3% fijado por el gobierno. La subida de los precios en julio se debe al incremento de los precios de los alimentos, que han aumentado un 15,6%. La carne, concretamente, se ha incrementado un 45,2%.