La inflación india ha caído hasta un 3,52%, el índice más bajo desde diciembre de 2002, cuanto se situó en el 3,21%. El descenso se debe a la reducción de precios de los vegetales y del sector energético.