Morgan Stanley registró una ganancia de 149 millones de dólares durante el segundo trimestre, un descenso del 87% frente al beneficio de 1.140 millones de dólares del mismo período del año pasado. Sobre una base por acción, la compañía registró una pérdida de 1,10 dólares. El descenso de la ganancia fue el resultado de cargos vinculados a fusiones, a la cancelación de fondos otorgados por el Gobierno en virud del Programa de Alivio para Activos con Problemas del Departamento del Tesoro de Estados Unidos y a la debilidad en los segmentos de administración de patrimonio y valores institucionales.