Black & Decker registró una ganancia de 33,9 millones de dólares,  una caída del 22% frente a los 43,7 millones, o 72 centavos por acción, del mismo período del año anterior.  La compañía atribuyó el descenso a una reducción en las ventas y a los costos relacionados con una fusión.  Si se excluyen las partidas relacionadas con la fusión y los costos por reestructuración de un año antes, la ganancia del fabricante de herramientas aumentó a US$1,24 por acción, frente a los 96 centavos por un año antes, lo que superó las estimaciones de los analistas de Wall Street. La compañía había proyectado un beneficio de entre 68 y 78 centavos por acción.