El grupo financiero estadounidense CIT sondea el mercado con el objetivo de captar en las próximas 24 horas entre 2.000 y 3.000 millones de dólares procedentes de inversores privados para evitar declararse en suspensión de pagos y someterse a la protección del Capítullo 11 de la Ley de Quiebras, según informa la cadena estadounidense CNBC, que cita fuentes próximas a la situación. Diferentes firmas de capital riesgo e inversores en renta fija habrían expresado su interés en negociar con la entidad especializada en préstamos a pequeñas y medianas empresas respecto a la posibilidad de proporcionarle financiación a cambio de garantías vinculadas a algunos de los activos de CIT, como aerolíneas y ferrocarriles.