La Reserva Federal y el Tesoro estadounidense ha anunciado hoy el lanzamiento de un plan de incentivos para el crédito al consumo que podría generar hasta 1 billón de dólares en préstamos a pequeñas empresas y consumidores.

La Fed de Nueva York prestará hasta 200.000 millones de dólares a los inversores, comprando títulos ligados a créditos al consumo, a la compra de coches o a tarjetas de crédito.

El llamado Programa a término de préstamos respaldado por activos (Term Asset-Backed Securities Loan Facility, TALF), tiene como objetivo "catalizar" los mercados crediticios que han sido "virtualmente cerrados desde que se agravó la crisis financiera en octubre", señala un comunicado conjunto del departamento del Tesoro y la Fed.