La Reserva Federal acaba de anunciar que baja los tipos de interés en medio punto porcentual, tal y como esperaban la gran mayoría de los expertos consultados por Estrategias de Inversión. Las recientes turbulencias en los mercados financieros y de créditos desencadenadas por la crisis de las hipotecas de alto riesgo subprime en Estados Unidos, y el temor a que la crisis se contagie al resto de sectores económicos ha sido suficiente motivo para que la Fed decidiera aliviar su política monetaria y acometer la primera rebaja de tipos en varios años.
Un recorte de tipos que, para algunos analistas no termina aquí sino que continuará hasta finales de año. “Nosotros creemos que de aquí a final de año, la Reserva Federal bajará los tipos más allá de estos 50 puntos básicos”, señala Eduardo Vicho, codirector de EJD Valoresquien añade, “la Fed está tomando medidas –como la bajada de los tipos de interés o las inyecciones al mercado- con los que pretende tranquilizar a los inversores. Somos optimistas de aquí a finales de año. Creemos que la corrección, sobre todo en algunos sectores, ha sido excesiva y podríamos ver un rebote de aquí a finales de año”. Diego Escribano, director de gestión de Fortis Banca Privada también descontaba una bajada de 50 puntos básicos de aquí a finales de 2007. “El mercado descuenta una bajada de 50 puntos básicos a lo largo del año y ahora algunos estrategas “luchan” por una bajada de hasta 75 puntos básicos. Obviamente, -continúa este experto- los estrategas más negativos con el mercado están forzando a que la bajada sea de 50 puntos básicos”. Una bajada que, en palabras de Escribano, “no ayudaría demasiado al tema de las subprime, pero sí al consumidor y sobre todo al sector financiero”. Desde las grandes gestoras también apuestan por una bajada de tipos más allá de la acometida en el día de hoy. Así, el banco holandés ABN Amro prevé que los volverá a reducir en su reunión del 31 de octubre, como respuesta al endurecimiento de las condiciones del mercado y el riesgo de que la crisis inmobiliaria amenace al crecimiento económico del país. Una opinión similar es la mostrada por American Express Funds que pronostica que el banco emisor estadounidense llevará a cabo un recorte con el objetivo de fijar los tipos federales en el 4,75% a finales de año, frente al 5,25% actual. Por su parte, el director general y economista jefe de Standard & Poor's, David Wyss, prevé que la Fed acelere sus planes de recortar los tipos federales, actualmente en el 5,25%. Sentimiento negativo de Greenspan que advierte sobre una excesiva relajación en los tipos El que fuera presidente del banco central estadounidense durante 18 años y bajo el mandato de cuatro presidentes distintos, Alan Greenspan, indicó que sus sucesores deberían ser cuidadosos con no aliviar los tipos demasiado agresivamente porque el riesgo de un "resurgir inflacionista" es ahora mayor que cuando el ocupaba el cargo. Para Eduardo Vicho, “la atención que se suele centrar en Greenspan es importante. Hay cierto pesimismo, pero vemos como que muchas sociedades de valores están subiendo el precio objetivo y sobreponderando muchos valores. Aunque a medio plazo se vea una ralentización en la economía estadounidense, de aquí a finales de año, creemos que el mercado no va a corregir mucho más”. El ex presidente de la Fed, pronosticó que la inflación será cada vez más difícil de contener. Asimismo, Greenspan afirmó que el Comité Federal de Política Monetaria de la Fed puede contener la inflación entre el 1% y el 2%, pero eso supondrá elevar los tipos de interés por encima del 10%, un nivel "desconocido desde los tiempos de Paul Volcker (su antecesor en la Fed)". “Si la Fed sucumbiera a la presión popular, la inflación podría crecer desde un poco más del 2% en el presente hasta una media de entre el 4% y el 5% hasta 2030”, añadió. Trece meses de estabilidad Con la decisión hoy de la Fed de bajar los tipos de interés, se rompe con trece meses de estabilidad en los tipos federales de interés desde que abandonó su política monetaria acomodaticia en junio de 2006, cuando aplicó un aumento del 0,25% para dejarlos en el 5,25% actual. Hasta entonces, la Fed había aplicado 17 aumentos consecutivos del precio del dinero en un periodo de dos años, con el objetivo de controlar las crecientes presiones inflacionistas a través de la moderación en el crecimiento económico. El ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan reconoció en una entrevista concedida a la cadena de televisión CBS que ante el desarrollo de las condiciones en los mercados financieros su política monetaria posiblemente no habría diferido mucho de la adoptada por Bernanke. "No estoy seguro de si yo actuaría de forma diferente. Creo que está realizando un excelente trabajo", afirmó Greenspan refiriéndose a su sucesor. Muchos de los críticos del ex presidente de la Fed señalan que la política de Greenspan de recortar los tipos de interés durante tres años consecutivos era equivocada, puesto que abrió la puerta a la aparición de préstamos 'subprime', afirmando que mantuvo los tipos "demasiado bajos demasiado tiempo". La economía mantiene el tono, pero el empleo se debilita Mientras tanto, los indicadores macroeconómicos estadounidenses evolucionan de manera mixta. Por una parte, el crecimiento económico se aceleró notablemente en el segundo trimestre, según los datos definitivos hechos públicos por la administración estadounidense, mientras la inflación se mantiene moderada dentro del rango de referencia marcado por la Fed, aunque el empleo ha empezado a dar muestras de debilidad. En concreto, el Producto Interior Bruto (PIB) del segundo trimestre creció a un ritmo anualizado del 4% en el segundo trimestre. El crecimiento de la economía estadounidense registrado entre abril y junio supuso la mayor tasa de incremento en más de un año gracias a la mejora de la balanza comercial del país y a las inversiones de las empresas que compensaron la debilidad del mercado inmobiliario. Por otro lado, el índice de precios de gasto personal, que excluye la volatilidad de precios de los alimentos frescos y la energía, y es la referencia preferida por la Reserva Federal (Fed) a la hora de evaluar las presiones inflacionistas en la economía de EEUU, subió una décima en julio hasta situar el indicador interanual en el 1,9%. El Índice general de Precios de Consumo (IPC) aumentó un 0,1% en julio, hasta el 2,4% interanual, su nivel más bajo en ocho meses por un descenso de los precios de la gasolina, lo que supuso un retroceso de tres décimas frente al 2,7% interanual de junio. La Fed ha reiterado en diversas oportunidades que la horquilla de inflación recomendada se sitúa entre el 1% y el 2%. Sin embargo, aunque la tasa de desempleo de EEUU se mantuvo en agosto estable en el 4,6%, la creación de empleo no agrícola sufrió un descenso de 4.000 puestos de trabajo respecto al mes anterior, su primera caída en cuatro años. Los mayores retrocesos en la creación de empleo se registraron en el sector de la construcción, manufacturas y transportes, mientras que en el sector financiero se mantuvo sin variaciones significativas.