La Reserva Federal estadounidense (Fed) anunció este lunes que recibió los planes de recapitalización de los 10 mayores bancos del país a los que había exigido un refuerzo de sus fondos propios y expresó que éstos responden a sus expectativas. Pero el banco central no dio luz verde a ninguna institución en particular para reembolsar al gobierno su inyección de capital, como esperaban algunas de ellas. "Las 10 organizaciones bancarias a las que se requirió aumentar su respaldo en capital, todas sometieron planes de capitalización que, si son implementados, proveerán capital suficiente para cumplir con el requerido respaldo en caso de registrarse un escenario más adverso", señala el comunicado de la Fed.