La Reserva Federal de EEUU mantuvo hoy las tasas de interés interbancario a corto plazo en el 5,25%, invariables desde hace un año. Al término de su reunión de dos días el Comité de Mercado Abierto de la Reserva, indicó que la economía sigue creciendo a un ritmo moderado, y que mantiene su vigilancia sobre la inflación.
Para los gobernadores del banco central estadounidense se trata de un equilibrio delicado: un coste del dinero que contenga la inflación sin que ello asfixie el crecimiento económico. En su reunión anterior en mayo, el Comité de Mercado Abierto indicó que había indicios de una desaceleración en el ritmo de crecimiento de la economía y que la inflación subyacente -que excluye los precios de alimentos y combustibles- seguía siendo "un tanto elevada". Hipotecas de alto riesgo Un elemento que han tenido en cuenta los funcionarios de la Reserva es el impacto de las hipotecas de alto riesgo y la depresión en el sector de la construcción, que siguen siendo un lastre en la actividad económica. Bill Gross, jefe de inversiones y fundador de la firma financiera Pimco, sostuvo que la crisis de las hipotecas de alto riesgo se extenderá fuera del sector de la vivienda y que, tras mantener ahora los tipos, la Reserva Federal deberá bajar las tasas de interés para darle aliento a la economía en la próxima reunión. El problema actual de las hipotecas de alto riesgo se gestó, en buena medida, durante los años de "crédito fácil" estimulado por la Reserva: millones de personas adquirieron préstamos con tasas de interés variable y muchas de ellas tenían poco o ningún respaldo para su crédito. Ahora, tras más de un año de depresión en el sector de la vivienda y con el aumento de las tasas, millones de prestatarios no pueden pagar su hipoteca y las propiedades han perdido mucho de su valor en el mercado, lo que deja en un brete a las instituciones prestamistas.