La Reserva Federal de EEUU ha decidido mantener invariados los tipos de interés de referencia en el 2%, tal y como estaba previsto por el mercado. La decisión se adoptó por mayoría, ya que nuevamente fue imposible lograr uninimidad entre los miembros del Comité del Mercado Abierto. El banco central estadounidense se ha vuelto a mostrar preocupado por las tasas de inflación y el bajo ritmo de actividad económica. En su reunión del pasado día 25 de junio, la FED hizo un alto tras siete bajadas consecutivas de tipos desde septiembre de 2007.
El Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC) decidió hoy por segunda reunión consecutiva mantener estables los tipos de interés en el 2%, su nivel más bajo desde noviembre de 2004, ante el incremento de las presiones inflacionarias tras la serie de siete recortes consecutivos iniciada en septiembre de 2007 que supuso una rebaja de 3,25 puntos porcentuales. La decisión del FOMC se adoptó por mayoría ya que nuevamente fue imposible lograr la unanimidad de sus miembros, puesto que el presidente de la Reserva Federal de Dallas, Richard W. Fisher, votó en contra de mantener los tipos, puesto que consideró necesaria una subida de los mismos. En el comunicado emitido tras la reunión del comité, la Fed destaca que la actividad económica creció en el segundo trimestre, reflejando el incremento en el gasto de los consumidores y las exportaciones. No obstante, advirtió de que los mercados laborables se suavizaron "aún más", por lo que los mercados financieros siguen "bajo una tensión considerable". A este respecto, el organismo presidido por Ben Bernanke señala que la flexibilización sustancial de la política monetaria, junto con las medidas para fomentar la liquidez, deberían ayudar a "promover un crecimiento moderado". Respecto a la inflación, el FOMC prevé que, a pesar de que ha estado elevada por los precios de la energía y algunos otros productos básicos, se modere a finales de este año y del próximo, aunque con unas perspectivas "muy inciertas". "Aunque los riesgos de crecimiento se mantienen, los riesgos alcistas de la inflación son una gran preocupación para el comité", señala la Fed. El comité destaca que continuará vigilando la evolución económica y financiera, y que actuará "de la manera necesaria" para promover el crecimiento económico sostenible y la estabilidad de precios. DATOS DE JUNIO. En concreto, el dato de la evolución de los precios vinculados al consumo durante el pasado mes de junio experimentó una subida de ocho décimas, la mayor desde 1981, lo que sirvió para contrarrestar los potenciales efectos positivos sobre el consumo del plan de estímulos fiscales ideado por la Casa Blanca y que distribuyó entre los ciudadanos de EEUU miles de millones de dólares. De hecho, el gasto por parte de los consumidores, que equivale a dos terceras partes de la actividad económica del país, subió seis décimas en junio, pero ajustado a la inflación refleja un descenso de dos décimas, su peor registro desde el pasado mes de febrero. Por su parte, la economía creció un 1,9% entre abril y junio de 2008, frente al 0,9% del primer trimestre, mientras que el Departamento de Comercio revisó a la baja el dato del cuarto trimestre de 2007, hasta el -0,2%, frente al 0,6% publicado anteriormente, lo que supone el peor registro desde 2001, cuando la economía de EEUU entró en recesión. Asimismo, la economía de EEUU destruyó 51.000 empleos durante el mes de julio y acumula un recorte de 463.000 puestos de trabajo en lo que va de año, mientras que la tasa de paro de registró una subida mensual de dos décimas y se situó en el 5,7%, su nivel más elevado desde marzo de 2004.