La Reserva Federal Estadounidense (Fed) considera que la decisión de mantener los tipos en niveles excepcionalmente bajos durante un periodo prolongado de tiempo no limita la capacidad de la institución para comenzar a endurecer la política monetaria de forma temprana "si existen evidencias de que la actividad económica se acelera de forma notable o se incrementa de forma sustancial la inflación subyacente".
En las actas de la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), donde decidió mantener los tipos de interés en un rango objetivo de entre el 0% y el 0,25%, la Fed añade que incluso este periodo podría aumentarse algo más si las previsiones económicas empeoran de forma apreciable o si la inflación parece descender aún más.

En este sentido, resalta que la mayoría de los miembros consideraron apropiado reiterar que las condiciones económicas garantizan unos niveles de los tipos de interés excepcionalmente bajos durante un amplio periodo de tiempo, aunque uno de sus miembros, Thomas M. Hoeing, considera que esto crea unas condiciones que pueden llevar a "desequilibrios financieros".

Asimismo, algunos miembros destacaron que, en la situación actual, los riesgos de endurecer la política de la Fed a corto plazo son mayores que los de hacerlo a largo plazo, ya que el Comité podría ser flexible a la hora de ajustar la magnitud y el ritmo del endurecimiento de la política monetaria a las circunstancias económicas.

Por otro lado, los miembros del Comité consideran que la actividad económica continúa fortaleciéndose y que el mercado laboral parece estabilizarse, aunque mostraron su preocupación por la tasa de paro y el aumento del empleo temporal, así como por el débil comportamiento del mercado de la vivienda.