La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha realizado tres nuevas inyecciones de liquidez al sistema bancario mediante sendas operaciones colaterales de recompra de títulos por un importe conjunto de 31.250 millones de dólares (22.846 millones de euros). La FED ha puesto a disposición del mercado cerca de 200.000 millones de dólares desde el pasado 9 de agosto por el temor creado en torno a la crisis subprime en EEUU.
Antes de la apertura de la Bolsa de Nueva York, la Fed realizó una primera inyección de liquidez con vencimiento a 14 días por importe de 7.000 millones de dólares (5.117 millones de euros) mediante una operación colateral de recompra. El instituto emisor indicó que en esta operación, compuesta únicamente de bonos del Tesoro, recibió peticiones por valor de 60.900 millones de dólares (44.522 millones de euros). Tras la apertura bursátil, el organismo presidido por Ben Bernanke efectuaba una segunda operación de recompra compuesta por bonos del Tesoro, títulos de agencia y titulizaciones hipotecarias por importe de 16.000 millones de dólares (11.697 millones de euros) y vencimiento a siete días en la que recibió peticiones por valor de 58.000 millones de dólares (42.400 millones de euros). Poco después, la Fed realizaba una tercera inyección de liquidez por valor de 8.250 millones de dólares (6.032 millones de euros) mediante una operación de recompra con vencimiento a un día compuesta por bonos del Tesoro y títulos de agencia en la que recibió peticiones por importe de 33.550 millones de dólares (24.531 millones de euros). Con estas tres nuevas operaciones, la Fed ha puesto a disposición del mercado un total de 197.000 millones de dólares (143.770 millones de euros) desde el pasado 9 de agosto. La Fed, el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco Central de Japón comenzaron a realizar inyecciones de liquidez en el mercado para evitar el desplome de las bolsas y la volatilidad, debido al temor creado en torno a la crisis de las hipotecas 'subprime' en Estados Unidos. La Fed indicó en el informe conocido como 'Libro Beige' que la reciente crisis de crédito ha provocado un endurecimiento de las condiciones de los préstamos y una mayor incertidumbre respecto a la recuperación del mercado de la vivienda, pero sus efectos sobre el resto de los sectores de la economía fueron limitados. El informe elaborado por los doce bancos estatales estadounidenses indicó que la actividad económica del país "continúa su expansión" a un ritmo entre modesto y moderado.