La Reserva Federal compró 1 billón de dólares de la divisa estadounidense el 18 de marzo, cuando el G-7 intervino para detener el aumento en el yen, tras el peor terremoto de la historia para Japón.


Las compras fueron las primeras transacciones por Estados Unidos en los 4 trillones de dólares en el mercado de divisas, cuando los funcionarios monetarios mundiales trataban de apoyar el euro.

La intervención se dio a conocer hoy en el Congreso, dentro del informe del Banco de la Reserva Federal de Nueva York sobre las operaciones de cambio de divisas.

Y es que los bancos centrales y autoridades monetarias tuvieron que intervenir después de que el yen subiese a un récord de 76,25 por dólar. En ese momento, aumentó la preocupación de que el fortalecimiento de la moneda podría obstaculizar los esfuerzos de recuperación después del terremoto y tsunami del 11 de marzo que mató a más de 15.000 personas.

La Fed de Nueva York, que actúa en nombre del Tesoro de Estados Unidos en el mercado de divisas, realizó la última intervención frente al yen en junio de 1998, cuando adquirió 833 millones de dólares de la moneda.

“La intervención coordinada por el G-7 se llevó a cabo por la mesa de operaciones de divisas de la Reserva Federal de Nueva York, operando conjuntamente con las autoridades monetarias de Japón, el Banco Central Europeo y las autoridades monetarias de Canadá y Reino Unido”, declaró en el informe Brian P. Sack, vicepresidente ejecutivo de la Fed.

“Las intervenciones de venta de yenes se llevaron a cabo por cada banco central en el comienzo de su respectivo día de negociación, comenzando por el Banco de Japón”, concluyó.

El yen cayó un 2,1% a 80,58 yenes por dólar el día de la intervención. La moneda japonesa se fortaleció un 0,4% hasta 80.66 yenes hoy en Nueva York, desde los 80,94 de ayer. El yen ganó un 1,4% a 113,66 frente al euro.