El millonario programa de compra de deuda pública estadounidense continúa en marcha con la adquisición en el día de hoy de otros 7.500 millones de dólares, en esta ocasión en deuda a corto plazo, con vencimiento entre 2011 y 2012.