El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, aseguró que los funcionarios del banco central actuaron con la "máxima integridad" durante las tensas negociaciones con Bank of America  sobre la adquisición de Merrill Lynch.  Bernanke afirmó en forma inequívoca que no había amenazado reemplazar a la gerencia de BofA si no se llegaba a un acuerdo sobre la compra de Merrill.
En un testimonio para una audiencia ante el Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara baja, el presidente de la Fed, Ben Bernanke, realizó su defensa más férrea hasta el momento del rol jugado por la Fed en las tirantes negociaciones entre Bank of America, el Departamento del Tesoro y el banco central, que se extendieron desde diciembre a enero.

A mediados de diciembre, BofA contactó a altos funcionarios estadounidenses para cancelar el acuerdo con Merrill debido a las pérdidas cada vez mayores del banco de inversión.

Al final, Bank of America cerró el acuerdo para comprar Merrill con la ayuda de un paquete de rescate orquestado por el Gobierno, de US$20.000 millones, y algunas garantías sobre préstamos.

"Estas medidas fueron tomadas bajo circunstancias altamente inusuales de cara a graves amenazas a nuestro sistema financiero y nuestra economía", afirmó Bernanke.

Los funcionarios de la Fed consideraban que si Bank of America cancelaba el pacto con Merrill esto podría representar "riesgos significativos" para todo el sistema financiero y para el banco, añadió Bernanke. Una separación de ambas firmas habría generado una crisis sistémica que pudo haber desestabilizado a ambos bancos, lo que también habría generado dudas en el mercado sobre la gerencia del banco.

Además, la Fed no creía que Bank of America hubiera tenido éxito en su intento por invocar la "cláusula de un acontecimiento adverso sustancial" para cancelar la adquisición de Merrill.

"La mejor opción para Bank of America, y la mejor opción para el sistema, era trabajar con la Reserva Federal y el Tesoro para elaborar un plan de contingencia", sostuvo Bernanke.

El titular del banco central también negó que la Fed haya tenido un rol inapropiado en la decisión de Bank of America de no divulgar al público las pérdidas cada vez mayores de Merrill Lynch, o que el banco haya contado con un compromiso del Gobierno para otorgar ayuda.

Bernanke añadió que no hubo un compromiso definitivo por parte del Gobierno en relación con el "monto o estructura" de un paquete de rescate hasta que el acuerdo estaba casi finalizado y fue anunciado.