El volumen de facturación de la industria alemana sufrió en febrero un descenso del 23,3 por ciento respecto al mismo mes del año anterior, lo que supone la mayor caída desde que se comenzó a hacer este cálculo en 1991, informó hoy la Oficina Federal de Estadística. La cifra refleja el impacto de la crisis económica sobre el volumen de negocios industrial, que en enero ya registró un retroceso del 19,9 por ciento con respecto a 2008. Mientras que la facturación interior se redujo un 19,5 por ciento, la exterior retrocedió un 27,5 por ciento. Respecto a enero, la facturación descendió un 4,3 por ciento. En enero se había registrado un retroceso del 6,6 por ciento con respecto a diciembre.