El encarecimiento de los productos energéticos ha sido el responsable de casi la mitad del déficit comercial del primer trimestre del año, que alcanzó los 26.828 millones de euros, el 20,2% más que un año antes, según datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Así, la dependencia energética de la economía española hizo que este sector supusiera el 20,3% del total de las importaciones realizadas en el primer trimestre.