Se está poniendo en duda el dólar como divisa reserva mundial. Estados unidos presenta tremendos déficits por cuenta corriente, lo cual convierte a su divisas en relación con el resto de divisas clave del sistema en una divisas históricamente débil (ver por ejemplo como en 1971 cotizaba en relación al JPY alrededor de 400 y ahora, cerca de máximos históricos del JPY alrededor de 80. Lo mismo ocurre respecto al DEM (ahora EUR)). El USD se está depreciando respecto al EUR, JPY, CHF, CAD, AUD, y, sobre todo, respecto al Oro que está en máximos históricos. Hay una desconfianza extrema en el sistema monetario internacional.


El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, ha asegurado que “a EEUU le conviene un dólar fuerte", ¿por qué le podría interesar a los americanos una divisa fuerte?

Una de las razones detrás de este proceso es la política cuantitativa de ampliación del balance de la FED, que será, desde nuestro punto de vista un auténtico desastre (sólo sirve para generar burbujas de activos de nuevo, y generará un resultado binario, o deflación o hiperinflación). ¿Por qué depreciará el dólar hasta niveles insospechados, 1,50-2,00 con el euro, y 50-75 con el yen? Por un lado esta expansión de balances generará inflación vía monetización de la deuda, de manera que aplicando la paridad de poder adquisitivo en el largo plazo depreciará el dólar, y en el corto plazo, como la política cuantitativa de la FED baja los tipos de interés, cuando deberían estar subiendo, y aplicando la paridad de tipos de interés, debería depreciarse fuertemente en una cuantía suficiente para generar una expectativa de apreciación futura por tipos más bajos, es lo que se denomina un overshooting, siguiendo al economista Rudiger Dornbush.

Europa y Estados Unidos insisten a China que revalorice su divisa ¿Dará China su brazo a torcer?

Desde el lado chino se considera que no están tan claros los efectos de una fuerte revaluación del yuan. Jian Zhang y Hung-Gay Fung en un artículo publicado en 2006 bajo el título “Winners and Losers: Assessing the Impact of Chinese Yuan Appreciation” obtenían los siguientes resultados:

-Una revaluación del Yuan produciría un descenso generalizado en la riqueza mundial, incluidos Estados Unidos y Japón, pero China sería el gran perdedor (vía fuertes caídas en inversión y déficits fiscales). La única área que experimentaría una ligera ganancia sería la Unión Europea.

-Una revaluación del yuan no ayudará a mejorar el déficit comercial de Estados Unidos u otras áreas. Son consecuencia de tasas de ahorro negativas.

-Se produciría un impacto negativo en tipos de interés similar a la trampa de la liquidez que experimentó Japón en los 90: primero, presiones de inflación, y descensos en los tipos de interés nominales y reales, después inefectividad de la política monetaria. ¡Su auténtico miedo!

Respecto a si a Europa le perjudica un euro fuerte, o a EE.UU. le beneficia un dólar débil, dos ideas. 1ª.-La Zona euro, especialmente Alemania, su sector exterior es mucho más sensible al comercio mundial que al tipo de cambio, tiene un "monopolio de oferta" de manera que le da prácticamente igual el nivel del euro, pero no así si hay o no demanda efectiva global, es decir, que aumente o se contraiga el comercio mundial. A EE.UU. le perjudica la idea de un dólar débil: sus exportaciones son ridículas, y su volumen de deuda a financiar brutal.

Por su parte, las autoridades japonesas siguen empeñadas en seguir devaluando el yen

Al final la divisa se puede percibir miópicamente como un instrumento de empobrecer al vecino: depreció mi divisas para crecer más, pero como hemos comentado, la realidad es más compleja. El problema de que todos se lancen a depreciar su divisa, véase bajadas de tipos de BOJ para depreciar su divisa JPY, es que al final todo acabe en guerras comerciales, vía aranceles, lo cual sería un desastre descomunal hundiendo el ciclo económico global, y generando una depresión.

Corolario: todo lo que hemos comentado se puede resumir en una sola idea, la crisis sistémica de occidente, especialmente Estados Unidos y Reino Unido, economías con brutal sobreendeudamiento privado, que una vez colapsa el colateral que alimentaba esa deuda, entran en recesión-depresión, y que además no han obligado a su sistema financiero a que paguen acreedores y a hacer quitas. Al final acabarán haciéndolo, y su papel en la economía mundial disminuirá de manera importante con un nuevo reequilibrio de poderes a nivel mundial. Esta desconfianza es lo que está detrás de la brutal subida del oro, del JPY, del EUR, del CHF respecto al USD!