La deuda pública en circulación se redujo en 5.300 millones de euros en 2007, hasta 307.200 millones de euros, el 36,2% del PIB, según la memoria anual de endeudamiento del Estado y sus organismos autónomos que el Gobierno ha aprobado hoy remitir al Congreso de los Diputados. Este descenso supuso que el ratio de deuda de la Administración Central sobre el PIB cerrara el año en el 27,7 por 100, y el de todas las Administraciones Públicas en el 36,2 por 100 del PIB, el más bajo en veintiún años. Esta evolución de la deuda pública se explica, según la memoria, por la buena marcha de la economía en 2007 y la prudente política fiscal aplicada.
Según la referencia del Consejo de Ministros, estos resultados crean un "marco propicio" para el desarrollo económico español a corto y medio plazo y proporcionan "un margen de seguridad ante la evolución cíclica de la economía". El pasado año se redujeron las emisiones brutas totales, sobre todo de bonos y obligaciones del Estado, en casi seis mil millones de euros sobre la cifra prevista a comienzos de año, que fue de 56.400 millones. Aunque no se realizaron emisiones de deuda denominadas en divisas, se introdujeron dos nuevas referencias: el Bono del Estado a cinco años, con cupón del 3,90 por 100, y las Obligaciones del Estado a treinta años, con cupón del 4,90 por 100. Con ello se pretendía ofrecer aquellos valores que más se ajustaran a la demanda de los inversores y que supusieran el menor coste relativo para el Estado. Entre las novedades del pasado ejercicio, la referencia del Consejo de Ministros destaca la supresión de la emisión de Letras a dieciocho meses y la contratación de dos líneas de crédito contingente, con un grupo de grandes bancos internacionales, por un importe total de cinco mil millones de euros. Estas dos líneas de crédito se beneficiaron de la "bonanza" de los mercados financieros en el ejercicio y contribuyeron a "apuntalar aún más la solvencia y credibilidad del Tesoro en sus operaciones financieras". La referencia del Consejo señala que el endeudamiento de los organismos autónomos del Estado alcanzó 346,7 millones de euros.