Los bonos públicos estadounidenses se disponen a cerrar su cuarto mes consecutivo de caídas, lo que supondría su peor racha mensual desde el año 1996. Al rally alcista de las bolsas se suma la avalancha récord de emisión de deuda por parte del Tesoro estadounidense, de 446.000 millones de dólares sólo para el trimestre en curso.