El Reino Unido se endeudó con 12.400 millones de libras (13.870 millones de euros) en febrero, casi el triple de su deuda de 4.300 millones de libras (4.808 millones de euros) adquirida el mes anterior, aunque es una cantidad inferior a la estimada por los analistas.