La deuda hipotecaria de las familias registró hasta julio una nueva cifra récord, al llegar a los 624.797 millones de euros, pero su ritmo de crecimiento en este periodo, del 17%, siguió la senda de desaceleración iniciada a lo largo de 2006 y creció al menor ritmo de los últimos cinco años, según los datos publicados por el Banco de España recogidos por Europa Press. Este incremento fue dos décimas inferior al registrado en junio y más de dos puntos y medio respecto al incremento del 19,6% que experimentó en enero. Además, esta desaceleración ha sido de casi seis puntos en un año, ya que en julio de 2006 la deuda familiar crecía a un ritmo del 22,8%. Sin embargo, en términos absolutos, la deuda de las familias por compra de vivienda registró en julio un nuevo récord, superando por tercer mes consecutivo los 600.000 millones de euros.