La deuda neta del Reino Unido se situó el pasado febrero, a un mes del fin del año fiscal, en la cifra récord de 75.200 millones de libras (casi 80.000 millones de euros), un 49% del Producto Interior Bruto (PIB), según datos difundidos hoy por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS). El mes pasado, el Estado británico se endeudó 8.990 millones de libras (más de 9.500 millones de euros), lo que elevó la cantidad total a niveles inéditos desde que empezaron a registrarse estos datos, en 1993. Tras conocerse las últimas estadísticas, que previsiblemente suscitarán las críticas de la oposición, el primer ministro, Gordon Brown, reiteró, por medio de un portavoz, su compromiso de mantener unas "finanzas públicas sólidas".