Los precios de los bonos de corto plazo del Tesoro estadounidense subían el viernes, llevando el rendimiento de la deuda a dos años a mínimos en 11 meses, impulsados por la búsqueda de activos seguros entre temores a que la recuperación de las acciones haya llegado a su fin. Un día después de que el índice S&P 500 sufriera su peor caída porcentual diaria en tres meses, los futuros de las acciones apuntaban a otro día negativo, reviviendo el alza de los bonos que parecía haber perdido fuerza a inicios de esta semana. Algunos analistas se preguntaban si las pérdidas de Wall Street eran sólo un retroceso temporario mientras los operadores tomaban ganancias de cara al fin de año, pero por el momento concluían en que la seguridad de los bonos de corto plazo era el flujo dominante. "El tono está dispuesto para que haya demanda en los mercados de renta fija", dijo Christian Cooper, estratega de tasas de interés de RBC Capital Markets.