La demanda estadounidense de petróleo en el cuarto trimestre caería un 1,7%, ó 330.000 barriles por día, frente a la del mismo periodo del año anterior, a un mínimo de 12 años de 18,97 millones de barriles por día, dijeron el martes expertos del Gobierno. Las débiles perspectivas representan en realidad un aumento del 0,6%, o 120.000 barriles por día, frente a las proyecciones emitidas el mes pasado por la Administración de Información de Energía (EIA por sus siglas en inglés), el organismo independiente de estadísticas y análisis del Departamento de Energía.