La demanda de unificaciones de deuda creció un 50% en el primer trimestre de 2009, lo que supone 20 puntos básicos por encima del aumento registrado en el conjunto de 2008, según datos de la Agencia Negociadora de Servicios Bancarios. La empresa subraya que la creciente brecha entre los tipos de interés de los créditos personales y los hipotecarios está empujando a miles de familias a emprender procesos de consolidación de deuda en los que el menor coste de la hipoteca compensa su mayor plazo, frente a los altísimos tipos del crédito al consumo.