La demanda de combustibles de automoción se situó en los seis primeros meses del año en 14,6 millones de toneladas, un 7,4% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior, debido al escenario de recesión económica que caracterizó al periodo, según datos del último Boletín Estadístico de Hidrocarburos de la Corporación de Reservas Estratégicas (Cores). Como aspecto positivo, el consumo de carburantes en junio fue de 2,59 millones de toneladas, un 2,3% más que en el mismo mes de 2008. No obstante, esta cifra no es indicativa de una recuperación, sino que se debe a que en junio de año pasado se produjo la huelga de transporte y un descenso extraordinario de demanda.