Iberdrola ha colocado en Estados uNidos una emisión de bonos por valor de 2.000 millones de dólares -1.378 millones de euros- tras recibir solicitudes por valor de 6.600 millones de dólares. La compañía ha informado de la incorporación de 180 nuevos inversores en una colocación que se hizo en dos tramos de 1.000 millones a un plazo de cinco y diez años.
Una operación con la que pretende reforzar su solidez financiera para crecer en el mercado estadounidense. La emisión, la primera que efectúa en Estados Unidos, se ha colocado entre 180 inversores cualificados en un "tiempo récord", según la misma fuente, que subrayó que la operación pone de manifiesto el "enorme" interés que suscita la compañía en ese país, así como su capacidad para captar recursos financieros en diferentes mercados.

El diferencial sobre el "swap" -tipo de referencia en las emisiones a tipo fijo- en dólares ha ascendido a 180 puntos básicos en la emisión a cinco años y a 140 puntos básicos en la de diez. El cupón anual del tramo con vencimiento a cinco años es del 3,80% y el tipo de emisión del 99.829%, en tanto que el cupón de la emisión a 10 años es del 5 por ciento y el tipo del 99.363%.

Según Iberdola, estas cifras mejoran las condiciones obtenidas por empresas de "rating" -calificación crediticia- similar al suyo en operaciones en dólares a plazos equivalentes en Estados Unidos. Las operación estuvo coordinada por Citigroup y los bancos directores y los bancos colocadores fueron Barclays Capital, Bank of America-Merrill Lynch y Goldman Sachs.

La compañía subrayó que con esta emisión de bonos consigue diversificar sus fuentes de financiación, acudiendo a un mercado que cuenta con mayor "profundidad y liquidez" y que ofrece mejores condiciones de financiación que el europeo, así como reducir el peso de la deuda con las entidades financieras.