Merrill Lynch podría añadir entre 2.000 y 2.500 millones más a los costes que le ha supuesto la crisis 'subprime' y habría que sumarla a los 5.000 millones de pérdidas que ya había anunciado. Según publican medios como el New York Times y el Wall Street Journal, estas pérdidas vendrían derivadas de la exposición de la firma a bonos de alto riesgo, y pone en cuestión el trabajo de su consejero delegado, E. Stanley O´Neal, que habúia apostado por inversiones muy arriesgadas desde su llegada en 2002.