La crisis económica mundial contribuirá a hundir a 100 millones de personas en la pobreza este año al perder sus empleos y tener menores ingresos, dejando a una sexta parte de la población mundial pasando hambre, dijo el viernes la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO). La agencia de Naciones Unidas pronostica que el número de personas que pasa hambre alcanzará un récord de 1.020 millones este año, exacerbado por los precios persistentemente altos de los alimentos básicos tras la crisis de alimentos de entre 2006 y 2008.